La nueva era del peón y de la música nacional

A las nueve de la noche el día viernes 16 de diciembre, 20 personas se aglomeraron en una fila afuera del Hotel Victoria en Cuenca para ver a Da Pawn, reconocidos por ser la banda de “revelación indie rock del Ecuador”. En una noche fría, en vísperas de Navidad, ni la banda se esperó ver la gran acogida que tuvo el concierto por el lanzamiento de su segundo disco, Verano en Coma.

Cz2-jTyWQAEMcqI.jpg

Para poder abarcar a un público más grande, la banda ofreció dos presentaciones: una a las cinco de la tarde sin la venta de alcohol, y una a las nueve de la noche, un evento exclusivo para mayores de edad. Estos conciertos se realizaron en el parqueadero del Hotel Victoria, a la orilla del río Tomebamba, bajo los árboles y las palmeras que refugian del frío sin quitar el encanto del barranco cuencano.

“Aunque es complicado realizar conciertos periódicamente por los huéspedes del hotel, esperamos poder abrir un espacio cultural para el talento ecuatoriano”, dice Daniel Durán, propietario del Hotel Victoria y restaurante El Jardín y añade que la gente poco a poco empieza a apostar por el talento nacional.

Pedrina y Rio, una banda colombiana, abrió el concierto a las 10 de la noche. Su música se distingue por ser una mezcla de pop, electrónica y géneros tradicionales. La voz impactante de Pedrina y el entusiasmo de Rio con la guitarra animaron al público, quien coreaba sus canciones melosas con la ayuda de un cancionero entregado en el evento.

Cz2UgXtXUAEAHEe.jpg

Al terminar el set de Pedrina y Rio a las 11 de la noche, la gente seguía llegando. Aún parece que existe una ley implícita sobre la puntualidad en Cuenca. Los asistentes escogían estratégicamente su puesto para poder ver a Da Pawn.

El motivo su concierto era el lanzamiento del segundo disco, Verano en Coma. Esta gira se realizó en las tres ciudades principales del Ecuador: Guayaquil, Cuenca y cerraron con broche de oro en el Teatro Sucre en Quito. Da Pawn comenzó como una propuesta del cantante de la banda, Mauro Samaniego, quien también ha participado en la banda Tripulación de Osos y actualmente toca con Paola Navarrete. En el 2012, la banda se consolida con sus 6 miembros y se proclaman partícipes del indie rock, un género musical que nace en Inglaterra en 1980 donde se destacan bandas como los Pixies, Sonic Youth, LCD Soundsystem, entre otros.

Su primer disco, El Peón, fue lanzado en el 2013 y se caracteriza por sus fuertes melodías y sonido folk. Esta propuesta contiene canciones acústicas, donde se desplaza la atención en las letras y se centra en las texturas y colores producidas por la guitarra. Este primer EP les ganó un espacio privilegiado en los festivales más destacados del país como el Carpazo en Quito y la Fiesta de la Música en Cuenca. Radio Cocoa, un medio independiente quiteño, destaca que Da Pawn ha marcado un momento de quiebre en la música alternativa hecha en Ecuador.

0007960794_10.jpg

Da Pawn regresa con frescura y un sonido vibrante en su segundo disco, Verano en Coma, el cual fue grabado con la ayuda del reconocido productor y músico Ernesto Karolys. Además, este disco marca un antes y un después en cómo el público percibe y se apersona de la música gracias a su campaña de crowdfunding. La banda lo denomina “la nueva era del peón”.

El concepto es relativamente nuevo y se trata de un micro-mecenazgo, donde se financia un proyecto a través de donaciones mediante un portal digital. El objetivo de la banda es poder financiar la preproducción, grabación, reproducción de discos y por último, la realización de conciertos del nuevo disco en el Ecuador, países vecinos y posiblemente en Europa. La meta final de la banda era un total de $15.000 y el resultado fue un financiamiento de $8.450 con 377 aportantes.

La gran acogida que tuvo su campaña de crowdfunding demuestra el apoyo hacia las bandas nacionales en los últimos años. Felipe Andino, tecladista de la banda, se mostró muy contento con los resultados y cree que el éxito de Da Pawn se debe a la creación de nuevos espacios para la música nacional gracias a la ley 1×1 dentro de la Ley de Comunicación, como también a un cambio generacional, quienes buscan algo nuevo y de calidad.

El concierto arrancó con canciones de su nuevo disco como Temblores, Borrador, y Bolas de Cristal. Al tocar Ballenas de Ruido, tiñeron el escenario de color azul y con impactantes visuales, lograron transmitir su sonido renovado. Da Pawn comprobó por qué les declaran una de las propuestas más sólidas de la música independiente hecha en el país.

Cz2-iuCXAAAGxFi.jpg

También interpretaron versiones acústicas e íntimas de su primer disco, donde los fans se unieron a cantar cada canción. Es interesante observar la apreciación, o en este caso, fanatismo de las nuevas generaciones por la música ecuatoriana. Antes de que empezará el concierto, escuché a dos chicas que buscaban a Mauro Samaniego, el cantante de Da Pawn. Les pregunté si les gustaba por guapo o por su música y entre risas me respondieron “por guapo”.

La banda cerró con Dibujo por Hoy. El público pedía más canciones, sin embargo Da Pawn tenía que partir en ese momento en bus hacia Quito para completar su gira por las 3 ciudades principales del Ecuador. Al finalizar el concierto, los fans pudieron acercarse a la banda a tomarse fotos y pedir autógrafos en los nuevos discos de Verano en Coma.

Tuve la oportunidad de conversar con la banda después de una especie de meet and greet con sus fans. Están muy contentos de ver el resultado de casi un año de trabajo y de una campaña exitosa de crowdfunding. Además de poder hacer lo que les apasiona, tienen la oportunidad de viajar por todo el país y conocer a gente que valora lo que hacen. Mientras conversábamos, se acercaron unas chicas a entregarle a cada miembro de Da Pawn un llavero personalizado y pudieron conocer por fin a sus héroes musicales de carne y hueso.. Da Pawn no se escapa del fenómeno de la boy band donde a veces el sex appeal es más valorado que su música.

15631131_10210977715936771_825820125_o.jpg

La banda confesó que tienen aún mucho material grabado y que quisieran regresar enseguida al estudio para poder grabar y sacar un tercer disco. También está dentro de sus planes organizar una gira por la costa ecuatoriana en carnaval. Confiamos en que, después de este increíble concierto, el futuro para la banda quiteña será un camino lleno de éxito, de buena música y por supuesto de muchas, muchas fans.

La publicista que vendió su alma

“El alma se pierde cuando se dirige hacia una comercialización en auge…”

Durante los cuatro años de mi carrera universitaria y dos años trabajando dentro de una agencia de publicidad me he preguntado varias veces: ¿es esto lo que quiero el resto de mi vida? No por despreciar la experiencia ni todo el conocimiento que he ido adquiriendo durante este tiempo pero a veces no puedo evitar la sensación de que tal vez estoy en el lugar equivocado y que el fin de esta profesión no siempre es el más noble.

La publicidad es un ámbito laboral con mucha libertad, donde se incentiva, o por lo menos se intenta incentivar la creatividad. Al tener distintos clientes uno conoce superficialmente modelos de negocios, mercados, procesos, etc. Cada circunstancia, diagnóstico y remedio es diferente según el cliente. Es enriquecedor poder conocer a gente tan distinta y poder aprender algo de cada uno de ellos. A diferencia de otras profesiones, la comunicación estimula la expresión personal e invita a cada uno aportar desde su posición, sus experiencias e ideas creativas.

Sin embargo, cada vez es más difícil ser publicista. Todo ya está hecho. Todo ya está dicho. Todo ingenio es copiado. Todo es reciclado. Todo lo que tienes que hacer hoy, te lo piden para ayer. Toda gestión es apresurada, limitando el tiempo para analizar y filtrar ideas y acciones. Es por esto que Alessandro Baricco dice que la disminución de calidad ha coincidido con un aumento de la cantidad. Al tener que producir tanto material a la vez, uno pierde la noción de la calidad y emite palabras sin ningún juicio ni crítica.

Según un estudio de Yankelovich, una persona se expone a 5.000 anuncios publicitarios al día. ¿Esta publicidad es realmente recordable? ¿cuánta de ésta es útil? Saber que estos mensajes persuasivos son cada vez más intrusivos y numerosos me clasifica a mi, futura comunicadora social y publicista, como un bárbaro. El deterioro de la cultura compleja es culpa de los publicistas, quienes venden expectativas infundadas a través de productos deficientes que satisfacen necesidades inexistentes. Me pregunto si realmente soy responsable de incitar el consumismo, de dejar a la gente sintiendo que siempre le faltará algo para sentirse totalmente completo.

Este proceso te devora lentamente. Baricco advierte que “la pérdida del alma es el precio que hay que pagar por la expansión de un negocio.” Uno no lo nota al principio, porque la velocidad de la publicidad hace parecer que todo es un juego, pero poco a poco empiezas a sentir que al llenar el mundo con promesas falsas, vas perdiendo de poco a poco tu alma.

En esta industria, nos enseñan a creer que el consumidor no sabe lo que quiere y mientras más presencia logremos, más insistamos y más nos desvistamos, algún día el consumidor se rendirá y comprará la pasta de dientes o galletas que promocionamos. Procuramos entrar al subconsciente de nuestro público, meternos por debajo de su piel para que se acuerde de nuestra marca el momento que perciba una necesidad. Llenamos cada espacio con nuestra marca: la camiseta del futbolista estrella, la servilleta en un restaurante, la mesa plegable del avión, hasta la puerta de un baño. No les dejamos solos ni por un segundo y aprovechamos el momento que baja la defensa para atacar.

Somos como niños de seis años, intentando convencer a nuestros padres que nos regalen una mascota. No vemos una manera lógica de expresar nuestros deseos ni escogemos las palabras racionales para explicarlo a nuestros padres entonces pensamos que mientras sigamos insistiendo, en algún momento nos compensarán. Debería ser obvio que esta insistencia y bombardeo crea un rechazo en los consumidores.

Al mismo tiempo, es importante destacar que la mayoría de necesidades materiales no son un invento de la publicidad, sino un descubrimiento de clasificación de Maslow. Y si bien, todos necesitamos comprar, esta crisis existencial se resume en una búsqueda de sentido y significado de mi futura profesión. Me persigue la idea de que no dejaré nada importante para las generaciones que me siguen aparte de un simple copy. ¿Cómo puedo hacer para que mi trabajo sea útil y de alguna manera pueda mejorar la vida de los demás? ¿qué puedo hacer diferente para que la publicidad del futuro tenga mejor aceptación y mayor significado? ¿qué puedo hacer para dejar de ser tan bárbara?

Tal vez no todo está perdido. El primer paso para dejar de ser tan bárbara debe ser tomar conciencia del mundo tan oscuro que puede llegar a ser el campo de la publicidad y saber reconocer el camino de ética y moral. También confío en que a través de bases de antropología, sociología, neurociencias y hasta paleontología nos dotaran de conocimiento para entenderle más al consumidor y así poder mejorar la experiencia de compra. También es importante darse cuenta que al ser comunicadores y tener medios masivos para llegar a la población, tenemos una gran responsabilidad educativa. La formación cultural de la gente depende en gran parte de los comunicadores ya que a la final, dicen que la vida imita la publicidad.

IMG_0509.jpg

Mi yo analógico vs mi yo digital

tumblr_ltbyf9PwVr1qav5oho1_r1_500.gif

 

“En vez de crear vida, he decidido crear un personaje online ” dice una caricatura de la revista The New Yorker, donde Frankenstein le ignora a su monstruo mientras tipea en su computadora. Cuanta razón hay en este simple dibujo. Hemos creado un monstruo. Un engendro que sealimenta de likes, de comentarios positivos (y también negativos), de vanidad y los demás 6 pecados capitales. Al analizar mi personalidad digital me pongo a pensar en lo decepcionante que podría llegar a ser conocerme en la vida real, porque en muchas veces mi “yo analógico” no se asemeja a mi “yo digital.”

 

Internet_dog.jpg

Mi cuenta de Facebook ha estado abierta desde que tenía 14 años. En retrospección me doy cuenta lo innecesario que han sido tantos estados melodramáticos, fotos con el famoso “duckface” y las declaraciones íntimas lanzadas al ciberespacio. A lo largo de los años he agregado a amigos, o conocidos, hasta llegar a acumular 1.1462 contactos en Facebook. ¿Estoy segura de que quiero que tanta gente vea mis 40 albums de fotos de viajes y retratos familiares?

En promedio, tengo 34 posts mensuales de los cuales 18 publico personalmente. El contenido que comparto en Facebook es normalmente música, fotos personales y posts de negocios o proyectos de amigos. Siendo la red social más popular, intento mantener mi perfil privado, donde solo mis amigos puedan ver mis fotos, información personal y Google no me pueda rastrear por mi cuenta de Facebook. Después de este ejercicio, modifiqué mis ajustes de seguridad y borré tantas fotos innecesarias y vergonzosas de mi perfil.

Además de este perfil apto para todo público en Facebook, tengo una cuenta de Twitter que se vuelve más personal al tener la función de mi diario digital. Esta cuenta está abierta desde el 2012, donde sigo a 582 personas y tengo 504 seguidores. Mis tuits son una mezcla de comentarios moralistas, letras de canciones trágicas y artículos que me parecieron interesantes. Tal vez esta sea la cuenta que más se acerque a mi “yo analógico” por el contenido personal.f196a0e943562c0add7ca9d22fe4f365.jpg

Por otra parte, también me comunico a través de una cuenta de Instagram donde he publicado 428 fotos desde el 2012, la mayoría de paisajes y fotos familiares. Un 32% de todas estas fotos son selfies. Tengo 1188 seguidores, los cuales intento solo aceptar si les conozco. También intento no ser una spammer, publicando un promedio de 3 fotos mensuales.

Mientras más aplicaciones se crean y la tendencia se dirige hacia Snapchat, Phhoto, Tumblr, mi presencia digital se expande lo cual me hace pensar en lo difícil que será llegar a controlar todos mis contenidos.

Después de estas clases sobre la permanencia en un mundo intangible y este auto diagnóstico, me he llegado a cuestionar mis amistades en redes sociales, el contenido que publico y cómo quiero ser percibida por los demás.

Roba Sonic 2016

“Hoy solo pienso en hoy”, coreaba La Máquina Camaleón de fondo al ingresar al Parque Bicentenario de Quito al Festival Nova Sonic. Empecé a sentir la adrenalina mientras caminábamos por la antigua pista de aterrizaje del aeropuerto quiteño. A lo lejos se veían los dos escenarios, carpas y los food trucks, listos para servir a los asistentes. El Festival Nova Sonic prometió 16 artistas en su cartelera, DJ’s, comida y emprendimientos; los resultados dejaron mucho que desear.

gran1872016_1128.jpg

15h20: Los Alkaloides y La Máquina Camaleón., dos bandas nacionales, abrieron el festival. Ambos grupos sorprendieron al público con su espectáculo, su gran energía y demostraron cómo se ha estimulado la producción nacional de calidad en los últimos años. En el 2017, la Máquina Camaleón, Mateo Kingman y Nicola Cruz se presentarán en festivales en Argentina y Colombia. El mejor momento para la música nacional es ahora.

15h55: El poder femenino fue representado por la mexicana Carla Morrison y la española Mala Rodríguez. Cada una, con su estilo de música, interactuaron con el público y fueron lo único rescatable del festival.

20161015_175227.jpg

18h15: Las nubes grises se acercaban hacia el Escenario 2 al final del set de Mala Rodríguez. Se veía venir una tormenta eléctrica a lo lejos. Empezaron a caer las primeras gotas gordas de lluvia e inmediatamente nos arrepentimos de no haber comprado los ponchos plásticos, o fundas de basura cocidas, que vendían a la entrada. El cielo, que se vestía de morado y rosado con cada relámpago, nos indicaba que el festival llegaría a su fin… por lo menos para mí.

Con la lluvia, vino la mala noticia de que Bomba Estéreo, la banda colombiana que atraía a la mayoría de los asistentes en el Nova Sonic, no llegaría a tocar por problemas con la logística de sus vuelos.

Screen Shot 2016-10-20 at 10.15.55 PM.png

Aglomerados bajo una carpa, empezó a correr un rumor de que todo había sido gestionado con esa intención. Supuestamente, los organizadores del festival habían pagado una cantidad a la banda para poder anunciar su nombre en su cartel y así poder atraer a un público específico, sin embargo estaba establecido desde el inicio que Bomba Estéreo nunca llegaría a Quito. Un comunicado oficial en la página de Nova Sonic llegó horas después de que la banda había anunciado que por Facebook. Carolina Izurieta, quien había ahorrado durante 3 meses para ver a Bomba Estereo, comentó que solo venía al festival por la banda. Sin ellos, no tenía mucho sentido quedarse a esperar que pasara la lluvia bajo una carpa y decidió irse antes de que los Fabulosos Cadillacs cerraran el concierto.

20h00: La tormenta aún no pasaba, la lluvia había causado una inundación dentro de la carpa y los asistentes que esperaban el resto de bandas empezaron a corear: ¡DEVUELVANNOS LA PLATA! ¡DEVUELVANNOS LA PLATA! Todos percibimos aquella sensación de que nos habían robado, no solo por el alto precio de las entradas sino también por la falta de organización y plan de contingencia en caso de lluvia (tomando en cuenta que octubre es la época de lluvia en Quito).

20161015_194506

21h30: Sin recibir noticias sobre las 11 bandas que aún no se presentaban , y por lo visto no lo harían, decidimos irnos a casa. La indignación corría por la sangre al saber que habíamos pagado $70 por ver a 3 bandas, 2 DJ’s (mediocres) y haber esperado 4 horas bajo la lluvia sin una respuesta por parte de los organizadores.

¿Qué aprendí del Roba Sonic 2016? Primero, llevar un abrigo la próxima que vaya a un concierto. Segundo, que el mejor momento para la música en el Ecuador es ahora. Era hora de comenzar a promover nuestro talento y nuestros sonidos. Era hora de empezar a organizar festivales con artistas nacionales e internacionales. Sin embargo, es evidente que aún hay mucho por hacer: desde cambiar las percepciones del público hasta la organización (o en este caso, falta de) en el Nova Sonic.

Fitter, Happier, More Deductive

Hace más de 30 años, la NASA lanzó dos misiones al espacio con el fin de recolectar información sobre el universo. Hasta el momento, Voyager 1 es la nave espacial más lejana del planeta Tierra, ubicándose a más de 10 mil millones de millas de distancia. ¿Qué es tan especial de esta exploración? Dentro de Voyager 1 y 2 se encuentran mensajes de la humanidad en caso de encontrarse con civilización extraterrestre. Con una presentación de un LP dorado y con instrucciones para poder reproducirlo, este vinilo incluye 116 imágenes que explican la humanidad, saludos en 55 idiomas y 90 minutos de música escogidos por el científico Carl Sagan, según un artículo publicado en el New York Times. (Chang, 2016). Desde jazz, blues, hasta un poco de rock, la curaduría de Carl Sagan me parece fascinante porque fue él quien decidió cuáles son los sonidos que nos definen como humanidad. ¿Con qué canciones pudiéramos explicar nuestra cultura, anatomía, nacimiento y muerte?

tmp720422876812935170.jpg

Sonidos de la Tierra para civilización extraterrestre

El impacto que tiene la música en los seres humanos es tan fácil sentir pero a la vez casi inexplicable. Como Oliver Sacks, neurólogo y autor reconocido, lo dice en su libro Musicophilia: “la música es un concepto abstracto, sin imágenes o símbolos, sin embargo es algo que se manifiesta desde nuestra infancia y en todas las culturas, probablemente se remonta al mismo origen de nuestra especie.” (Sacks, 2007). Si bien la música varía por cultura, gustos, circunstancias de la vida, entre otros factores, se adhiere a la naturaleza humana tanto que uno llega a pensar que es innato.

Desde los cantos tribales de nuestros ancestros hasta los sonidos electrónicos de hoy en día, la música ha sufrido varios cambios gracias a la tecnología. En 1960, Don Buchla creó el primer sintetizador, Buchla 100, permitiendo a sus usuarios elegir distintos instrumentos para crear sonidos, con el fin de hacer que la música sea accesible para todos. Mucha de la música que escuchamos hoy en día es producto del invento de Buchla o es inspirada en su filosofía.

Los sonidos ya no se limitan a instrumentos clásicos, tal es el caso de James Murphy y su experimento junto a IBM y el US Open. Utilizando datos de cada partido de tenis, su equipo creó casi 400 horas de música con algoritmos. Cada golpe, rebote, punto ganado y servicio tienen su sonido distintivo, creando canciones de acuerdo a cada partido de tenis.

James Murphy – US Open

Los pioneros, o más bien dicho, líderes en el campo de tecnología en la música son Radiohead. Siendo mi banda favorita de todos los tiempos, mi opinión puede ser un poco sesgada. En el año 2000 lanzaron su albúm Kid A (de donde viene el nombre de este blog) marcando un antes y un después en su trayectoria. A diferencia de las bandas de rock de su época, Radiohead utilizó la tecnología como una herramienta en su música. La voz distorsionada de Thom Yorke, las muestras de sintetizadores y los sonidos repetitivos definitivamente dieron una nueva dirección a la banda a partir de Kid A (Koehler, 2009).

Es interesante seguir toda la historia de Radiohead en cuanto a su abordaje a este tema de la tecnología. En un principio, la banda advierte las graves consecuencias de ser absorbidos por el mundo de máquinas y robots como en sus canciones “Paranoid Android” y en “Fitter Happier“. Poco a poco cambian su perspectiva al respecto, la tecnología ya no es el centro de atención sino se vuelve un instrumento más. A pesar de seguir utilizando sintetizadores, su música significa mucho más que eso: nos revela que detrás de tanta máquina existe un humano coordinando cada sonido.

radiohead-ok-computer-huge-music-poster.jpg

Para Radiohead, la tecnología dejó de ser un enemigo sino más bien un arma que empodera su música. Su disco In Rainbows fue lanzado en el 2007 de una manera completamente innovadora. En vez de vender copias físicas o cobrar en línea, Radiohead subió su nuevo disco a una plataforma web donde sus fans podían pagar lo que ellos pensaban que se merecía la banda. Esto permitió evitar la intervención de disqueras o plataformas y los fans de Radiohead sintieron un contacto directo con la banda. Esta decisión audaz marcó una tendencia en toda industria musical.

Con todos estos avances tecnológicos uno se llega a preguntar: ¿Qué nos depara el futuro? ¿qué tipo de música escucharán nuestros hijos o nietos en el futuro? ¿Qué tipos de sonidos se inventarán? ¿existen sonidos aún por inventarse? Pienso que no importa cuánto la música cambie a través de los años por la tecnología, porque su esencia en nuestras vidas seguirá siendo la misma. La música siempre tendrá una gran capacidad de reproducir todas nuestras emociones desde lo más profundo de nuestro ser.

Bibliografía:

Chang, K. (2016). Music for Aliens: Campaign Aims to Reissue Carl Sagan’s Golden Record. Retrieved October 02, 2016, de http://www.nytimes.com/2016/09/22/science/nasa-voyager-golden-record-carl-sagan-kickstarter.html?smid=tw-nytimesmusic

Sacks, O. (2007). Musicophilia: Tales of Music and the Brain. (pg. 9) New York, NY: Vintage Books.

Koehler, A. (2009). The Mutilation of Voice in Kid A. Radiohead and Philosophy, Fitter Happier More Deductive. Open Court Publisher. (pg. 195-200)

 

 

Unplugged: un día sin celular

“¿Es posible?”, me preguntaba antes de ir a dormir y recordé que mi reloj estaba dañado y me podría fallar por lo tanto podría atrasarme a la primera hora de clases. Que quede claro que este ejercicio no fue voluntario, más bien tener apagado mi celular me dificultó mi rutina diaria y me dejó una importante lección de cómo la tecnología es una gran herramienta, aunque a veces sea mal utilizada.

Debo confesar que soy adicta. Adicta a estar conectada con mis amistades lejanas, con mi hermano que vive en otro continente, con las noticias, las reuniones pendientes de mi trabajo y sobretodo tengo un temor terrible de perderme de algo y sentirme excluida. Todo el día sentí una constante necesidad de buscar mi celular en los bolsillos y luego un terrible vacío en el estómago al pensar que lo he perdido, hasta darme cuenta que no lo traje conmigo cuando salí esta mañana (y así periódicamente cada hora).

Aunque me picaban los dedos por entrar a Facebook en la mañana, la sensación de ansiedad poco a poco fue reemplazada por una de alivio. Ya no tenía la responsabilidad de tener que dejar todo por responder un mensaje de trabajo o de pasar horas dedicadas al infinito “scroll”. Descubrí que para poder concentrarme 100% en mis tareas, un descanso del bombardeo incesante de mensajes es lo óptimo.

A las 4 de la tarde, mientras trabajábamos en la Universidad, mi profesor recibió una llamada y con una mirada desconcertada me pasó su celular. Era mi jefa quien me buscaba desesperadamente para informarme que estábamos tarde a una reunión importante. A pesar de que intenté hacer chiste de la situación, a ella no le hizo mucha gracia quedar mal con un cliente. En la empresa donde trabajo, la herramienta más utilizada es el celular y a pesar de tener alrededor de 60 grupos con distintos clientes es la manera más rápida y efectiva de comunicación en nuestro caso.

La versión unplugged de la vida a la final es más llevadera, te permite saborear instantes como una buena conversación, un almuerzo sin distracciones, hasta un momento de silencio. Dedicamos tanto tiempo creando este personaje que es visto por el mundo entero a través de una pantalla en vez de enfocarnos en lo que tenemos al frente.

Al prender mi celular el día siguiente, me encontré con 385 mensajes, 11 conversaciones, 24 notificaciones en Facebook, 4 mensajes, 1 mensaje de voz. Me pregunté ¿cómo lidio diariamente con esta cantidad de información? y sobretodo, ¿cómo puedo manejarla para poder vivir mi día a día con conciencia? Concluí que para dejar de depender del mundo digital y volver a conectarme con el mundo analógico, debería arreglar mi reloj.Screen Shot 2016-09-28 at 9.09.49 PM.png